Psicología online

100% Profesionalidad

TRASTORNOS ALIMENTARIOS

Los trastornos de la alimentación son alteraciones graves de la conducta alimentaria y la dieta, donde una preocupación excesiva por engordar y sobre la imagen corporal, lleva a la persona a restringir la ingesta de alimentos o caer en atracones seguidos de conductas compensatorias, como inducir el vómito.

Estos trastornos se dan tanto en hombres como en mujeres, aunque se da mayor incidencia de casos en mujeres durante su adolescencia.

Los trastornos alimentarios mas comunes son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa (comúnmente denominados anorexia y bulimia a secas) y el trastornos por atracón.

anorexia

ANOREXIA NERVIOSA

Se produce por un deseo de perder peso causado por el miedo a engordar. Es característica de la anorexia una distorsión de la imagen corporal, la persona se ve gorda, incluso aunque no solo no lo esté, sino todo lo contrario, esté demacrada.

La presión de la cultura moderna, sobre todo la occidental, conduce a las personas a sentirse insatisfechas con su propio cuerpo si éste no se amolda al canon social, actualmente identificado con la delgadez. Esto las lleva a querer bajar de peso continuamente, como si su valía personal viniera determinada por su imagen corporal.

Todo ello lleva a la persona a una preocupación cada vez mayor por la dieta, restringiendo tanto la cantidad como la calidad de los alimentos. La reducción de peso nunca es suficiente para quien padece anorexia, por tanto, siguen bajando la ingesta de calorías diarias, incluso aunque tengan hambre. La obsesión es tal que llegan a tomar laxantes, inducir el vómito o realizar una actividad física exagerada con tal de seguir reduciendo su peso corporal.

Las consecuencias de estas conductas son graves, y pueden conducir incluso a la muerte.

Entre los efectos de esta conducta, que lleva al cuerpo a la inanición, nos encontramos, entre otros: hipotermia, bradicardia, hipotensión, estreñimiento, hipoglucemia, perdida de cabello, ausencia de menstruación, osteoporosis, lanugo (un vello muy fino que recubre todo el cuerpo)...

Existen ciertas señales que nos pueden alertar sobre si una persona tiene anorexia:

  • Se la ve muy delgada, demacrada y frágil.
  • Su preocupación por la comida, el peso y la silueta es obsesiva.
  • Es extremadamente metódica con las porciones que va a ingerir, come o evita comer ciertos alimentos.
  • Realiza ejercicio de manera excesiva.
  • Se ve gorda sin importar si esto se atiene a la realidad, sin reconocer el progreso de su adelgazamiento.
  • Tiene conductas de evitación ante eventos sociales, máxime cuando estos implican comer.
  • Presenta síntomas de depresión, que normalmente va aparejada con la anorexia, producto de la extrema insatisfacción que se siente.

BULIMIA NERVIOSA

Las personas con bulimia nerviosa también presentan la idea sobrevalorada de tener un peso y silueta delgado. Estar gordo se convierte en algo horrible y peligroso, lo que las lleva en inicio a realizar un patrón de restricción de alimentos, dietas en las que pierden el control de su comportamiento alimentario.

Esto lleva a la persona a tener episodios donde siente un impulso irrefrenable de comer sin que puedan evitarlo. Cuando creen que no serán interrumpidas, normalmente en secreto y sin ser vistas, caen en atracones de alimentos normalmente con alto contenido calórico, exactamente aquellos que se habían prohibido en su dieta.

Estos atracones les llevan a experimentar sentimientos de culpabilidad y repulsa a su propia persona, además de dolor abdominal.

En la bulimia no solo es determinante la cantidad de alimentos ingerida, sino también la perdida total de control durante el atiborramiento. La persona es completamente incapaz de parar de comer durante estos episodios, que solo terminan cuando la persona esta literalmente llena.

Después vienen las conductas compensatorias, a fin de que su peso no se incremente. La más habitual es el vómito, induciéndolo mediante meterse los dedos en la boca, pero también el uso de laxantes, ejercicio físico, restringir aun más su dieta y ayunar.

Aun a pesar de sus similitudes con la anorexia, la persona con bulimia o tiene un peso dentro de su promedio o tiene sobrepeso, mientras que la persona con anorexia estará delgada o muy delgada.

Este trastorno alimentario, además de los problemas emocionales que acarrea, produce, entre otras, complicaciones digestivas, bajada en los niveles de potasio, hipertrofia de la glándula parótida (glándula salival situada a ambos lados de la cara), alteraciones dentales, dolor de estómago, infecciones urinarias, irregularidades menstruales, daño renal...

trastorno por atracón

TRASTORNO POR ATRACÓN

Viene caracterizado por la presencia de episodios de atracones frecuentes, pero a diferencia de la bulimia, sin que se den conductas compensatorias para controlar el peso.

Por tanto, aunque el trastorno por atracón comparte con la bulimia los episodios de atracones, se diferencia por:

  • Como regla general se tiende a comer en exceso.
  • No se dan conductas compensatorias.
  • Aparece en personas de mayor edad.
  • La incidencia entre hombres y mujeres está mas equilibrada.

La persona que experimenta trastorno por atracón, es normalmente una persona con sobrepeso. Sus episodios le generan malestar emocional y ansiedad, una ansiedad que a su vez es causa de dichos atracones y que disminuye durante la ingesta para reaparecer nuevamente al finalizarse esta.

CONSULTA A PSICÓLOGOS

Si deseas informarte sobre las terapias que pueden ayudarte a mantener una relación satisfactoria y saludable con tu alimentación, ponte en contacto con los psicólogos de Psiquion desde el formulario de contacto de sus fichas.

DIRECTORIO DE PSICÓLOGOS
TOP