Psicología online

100% Profesionalidad

AUTOCONTROL

El autocontrol es la capacidad que tienen las personas para regular su conducta o sus propios impulsos de una forma voluntaria. En otras palabras, se podría decir que es la capacidad que tienen las personas para incidir en ellas mismas; en sus emociones, en sus deseos, en sus comportamientos, etc.

Las personas que no son capaces de autocontrolarse son personas que tienen problemas de control de impulsos. Es decir, personas que no son capaces de limitar o inhibir su propia conducta.

FALTA DE CONTROL DE IMPULSOS

La falta de control de impulsos se asocia en algunos casos con un trastorno psicológico dónde la persona no puede resistir el deseo de realizar las cosas que quiere (aunque sean peligrosas para ella o para los demás).

En el DSM-5 (manual diagnóstico de los trastornos mentales de la asociación americana de psiquiatría) existe un apartado denominado “trastornos destructivos del control de los impulsos y de la conducta” donde se enumeran una serie de trastornos que están relacionados con el bajo autocontrol. A continuación, mencionamos los más importantes:

  • Trastorno negativista desafiante.
  • Trastorno explosivo intermitente.
  • Trastorno de la conducta.
  • Onicofagia (morderse las uñas).
  • Tics nerviosos.
  • Trastorno de la personalidad antisocial.
  • Piromanía.
  • Cleptomanía.
  • Etc...

Además, muchos expertos consideran que los trastornos relacionados con sustancias u otros trastornos adictivos (por ejemplo, juego patológico) también podrían estar relacionados con la falta de impulsos.

falta de autocontrol

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA FALTA DE CONTROL DE IMPULSOS?

Dependiendo del tipo de falta de control de impulsos, los síntomas serán unos u otros. Los principales o los más conocidos son:

  • Ira e irritabilidad.
  • Falta de autoestima.
  • Aislamiento social.
  • Robos.
  • Uso excesivo del alcohol u otras sustancias.
  • Uso excesivo del teléfono móvil, internet, casas de apuestas, etc.
  • Inquietud.
  • Problemas familiares.
  • Etc.

¿QUÉ CAUSA LA FALTA DE CONTROL DE IMPULSOS?

Como se puede apreciar, la falta de control de impulsos puede estar relacionada con diferentes afecciones. Por ello, las causas pueden ser muy diferentes.

A grandes rasgos, se podría decir que hay tres principales causas (Rivas y Quizhpe, 2013):

  1. Actuar sin pensar. Las personas que tienen este tipo de problemática suelen actuar sin pensar, es decir, son impulsivos.
  2. Velocidad de respuesta incrementada.
  3. Impaciencia.

Otros expertos también mencionan que, en algunas personas que tienen problemas de control de impulsos se ha visto que tienen alteraciones a nivel cerebral. Concretamente, se ha encontrado que tienen déficits en la función a nivel de los lóbulos prefrontales y en las conexiones subcorticales.

adición casa de apuestas

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE CONTROL DE IMPULSOS?

Dependiendo de qué tipo de falta de control de impulsos se tenga, las consecuencias serán unas u otras. Las más comunes son:

  • Dependencia a sustancias. Consumo excesivo de alcohol, cocaína, heroína, cánnabis, etc.
  • Adicciones sin sustancia. Dependencia del teléfono móvil, internet, compra compulsiva, etc.
  • Estrés, ansiedad y otro tipo de problemas psicológicos relacionados con lo anterior.
  • Problemas familiares. En muchas ocasiones el entorno se da cuenta de lo que ocurre e intenta frenar los impulsos de estas personas.
  • Problemas económicos. Por ejemplo, en el caso del juego patológico o la compra compulsiva pueden producirse pérdidas económicas de importancia.
  • Problemas con la ley. En el caso de la piromanía, cleptomanía, etc. estas personas pueden tener denuncias o incluso tener que ir a la cárcel.

CONSULTA A PSICÓLOGOS

Si quieres aprender a tener bajo control tus impulsos, ponte en contacto con los psicólogos de Psiquion desde el formulario de contacto de sus fichas.

DIRECTORIO DE PSICÓLOGOS

¿QUÉ HACER SI TENEMOS PROBLEMAS DE CONTROL DE IMPULSOS?

Durante la terapia aprenderemos a conocer que es el autocontrol, así como el déficit del mismo, que síntomas, causas y consecuencias conlleva.

También aprenderemos a identificar las conductas problemáticas y las señales que se dan en tu cuerpo previas al impulso, así como a rebajar los niveles de hiperactivación mediante técnicas de relajación

Aprenderemos a reconocer las situaciones o tentaciones que puedan disparar dichas conductas impulsivas.

Se enseñarán técnicas de afrontamiento, con el fin de desarrollar las habilidades necesarias para sustituir las conductas impulsivas por otras condcutas más adaptativas.

Al mismo tiempo, en la terapia se trabajarán técnicas de regulación emocional con el objetivo de tomar control sobre nuestras propias emociones y aprender a modularlas.

En resumen, el autocontrol es la capacidad que tienen las personas para regular su conducta o sus propios impulsos de una forma voluntaria. Las personas que no tienen esta capacidad suelen tener un problema denominado: falta de control de impulsos. Dentro de este grupo de trastornos estarían incluidos los siguientes: problemas con sustancias, conductas adictivas, cleptomanía, etc.

CONTROLA TUS IMPULSOS

Si crees que tienes un problema de control de impulsos y quieres ponerle fin, nosotros te ayudaremos a ello.

COMENZAR TERAPIA
TOP